Benigni, il maestro

Roberto Benigni es un auténtico personaje, tan extravagante que consiguió convertir su carisma en el protagonista de una obra maestra: La vida es bella (1997). Los premios se le acumularon: el Oscar a mejor película extranjera, el César, etc.

Sus celebraciones se convierten en un auténtico espectáculo, fue el caso en 1998 cuando recibió el premio del Jurado del Festival de Cannes:

1 comentario:

Marcos Ortega dijo...

Es que es un tio que le ves la cara y ya te sientes bien, te hace sonreir. Además haga lo que haga siempre va a quedar con la mayor naturalidad del mundo...
Lo que hace tener carisma...