Un sólo 'Día de entrenamiento' basta

La ciudad de Los Ángeles acoge uno de los dias de entrenamiento policial -Training Day (2001)- más espectacular de los últimos años. El protagonista de la cinta, Denzel Washington, interpreta a un policía corrupto y egocéntrico, capaz de venderle unos prismáticos a un ciego. Con su labia y a través de los agotadores diálogos, recorremos los bajos fondos de una ciudad donde nadie es lo que parece. Las escenas se suceden a una velocidad de infarto y a medida que la acción discurre, encontramos la luz a una trama enrevesada por sus propios personajes.

Pero la figura de Denzel es la punta del iceberg: el eco de un filme policial correcto y entretenido. Ethan Hawke será el encargado de añadir el mensaje moral. Entre pandilleros, traficantes y violadores, resurge el joven idealista; quien tendrá que luchar contra sus conflictos interiores para acabar vislumbrando la verdad.

Aunque la trama discurre en menos de veinticuatro horas, la narración consigue enfrentar a los protagonistas con ellos mismos. Es un juego de identidades, de apariencias; donde, entre el olor a podrido del dinero, navega los últimos resquicios éticos de una sociedad que se pierde en su propia basura y miseria.

La historia avanza entre las alcantarillas del poder y de quien lo ostenta. La guerra que aparece en pantalla dibuja una difusa linea entre la legalidad y la corrupción, consiguiendo que el espectador llegue a dudar de si él mismo la cruzaría.

3 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

bueno, si ha coneguido crear al menos esa incertidumbre ya merece más la pena que muchas otras películas mediocres...

Anónimo dijo...

Querido Jose, Denzel no suele defraudar, podemos decir que es "apuesta a caballo ganador". si a todo ello le sumas algo de argumento pues el plato está servido.

Un saludo Javi Narbona.

Pablo dijo...

FELIZ AÑO NUEVO!!!
Magnifico blog. Si te parece bien nos enlazamos, para estar más en contacto.
Saludosss!!!
http://pablocine.blogia.com