El alter ego de Truffaut a la carrera

Si alguien no ha visto Los cuatrocientos golpes (1959) de Truffaut que la alquile, compre o descargue, que se siente delante de una pantalla y observe el pasar melódico de las escenas. El suave tintineo del arte, culminado en una de las secuencias más bellas de la historia.

A la carrera, Antoine Doinel, el alter ego del director francés, interpretado por un espléndido Jean-Pierre Léaud. ¡Ay!, si le hubiéramos hecho caso a Hitchcock cuántas obras maestras se habrían perdido -malditos genios de la incosciencia, tan perfectos en su imperfección-.

Tantos le han rendido homenaje a esta cinta, que sería insuficiente un sólo post. Entre las últimas películas que vi, Salvador (Puig Antich) dirigida en 2006 por Manuel Hurga, en cuya escena final rememora los metros del protagonista más conocido de la 'nouvelle vague'.

2 comentarios:

Moncho Veloso dijo...

Hoy día hubiera sido una carrera frenética, primerísimo plano, por la urbe.

Gracias por recuperar tan agradable detalle.

Jau!

Curro Blázquez dijo...

Plusmarca personal...