Un tren sin paradas: de Chequia, Praga y Olomouc

Hay cosas que sólo se pueden descubrir in situ, recorriendo las calles de un país o hablando con sus gentes -aunque sea melodramático-. Para ello, el viajar es el sacacorchos perfecto. El instrumento idóneo para ahondar en los secretos de una región. Pero ustedes se preguntarán que a qué viene todo esto.

Pues bien, estando por tierras checas, recordé en varias ocasiones las repetidas quejas que se pueden escuchar en España sobre el retraso en el estreno de muchas películas -sobretodo en lo que a cine independiente se refiere-. Lejos del cine comercial de Hollywood, es habitual que filmes de reconocido prestigio internacional y con varios premios en su haber, lleguen con un par de años de retraso. Ni siquiera importa quién sea su director.

Pero por otros lares están peor. En Praga -tierra de Kafka o Dvorak- pude charlar con uno de esos chechos de cuna, quien me terminó contando que series como Los Soprano (1999-2007), Cómo conocí a vuestra madre o Padre de familia, aún no se han dignado a pisar el país. Evidentemente, mi sorpresa fue mayúscula; teniendo en cuenta que tienen el aval de un anterior éxito mundial.

Y la guinda llegó en Olomouc, ciudad del este de la república y con más de cien mil habitantes. Allí, con cinco años de retraso, se estrenaba Los chicos del coro (2009) -como puede verse en la foto-, dentro de un ciclo de cine europeo. Es lo que tiene la globalización, ya lo dijo Kofi Annan: es como un tren de alta velocidad, pero con pocas paradas.

3 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

Lo malo es que siempre habrá alguien en cicunstancias peores en cuanto a cine se refiere...

Curro dijo...

Muy buena la frase de Annan...

cacaolat dijo...

En The Big Bang Theory dicen que Médico Precoz triunfa en La India. Ahora me pregunto si es cierto o si al menos era referencia general a lo que dices de países más o menos lejanos.
R.Checa no tanto y están así...