La Semana Santa sevillana según 'Misión Imposible II'

Los estereotipos son odiosos, pero al menos se basan en generalizaciones simplistas y reduccionistas. El problema de éstos es que asientan prejuicios infundados. El cine está lleno de ellos, desde luego. En las películas de España hay tablaos flamencos en todas las esquinas del territorio nacional -desde Algeciras a Ferrol-; en Francia todos llevan boina, ya sea el más bohemio de París o un campesino de la Bretaña; y en EEUU (tierra por excelencia de generalizaciones) hay animadoras, pringaos con gafas y quarterbacks. Todo esto se reduce a meras anécdotas cuando decidimos traspasar las fronteras, pero ¿y si se da una imagen absolutamente equivocada? Es lo que ocurrió en la horripilante Misión Imposible II (2000). Ambientada en la Semana Santa sevillana, la cinta refleja unas procesiones un tanto especiales. No hay nazarenos. Sólo gente que porta antorchas, quema a sus santos y gente borracha que porta un pañuelo de San Fermín al cuello. Mirad, primero. Después, reíd o llorad (es cosa vuestra):

3 comentarios:

e-milucho dijo...

Recuerdo haberme sobresaltado con esa escena, es evidente que no refleja la realidad. Pero, como bien dices, los utilizamos todos, en mayor o menor medida, y en el cine aún más, ya sea porque se quiera dar una impresión rápida en pocos segundos o simplemente por desconocimiento.
El otro día me crucé con uno que vendía, pero pasé. "¿Estereotipos? -dije- Puff, no tronco, me estoy quitando"

Curro dijo...

yo me río... jajaja

Marcos Ortega dijo...

yo e río también. A ver que vamos a hacer... jejejeje