Experimentando un 'Copy Shop'

La experimentación con numerosos elementos visuales es precisamente lo más atractivo del cortometraje Copy Shop (2001). Esta obra del austriaco Virgil Wildrich consiguió la nominación al Oscar en 2002 y tuvo una gran aceptación por parte de la crítica. Con ocho meses de postproducción a la espalda, narra la historia de un empleado de reprografía; quien un día fotocopia su mano y desencadena la locura de la máquina, que empieza a multiplicar al propio protagonista.

1 comentario:

Marcos Ortega dijo...

dios que paranoias...