La tragicomedia que cerró el siglo

El concepto de tragicomedia, miscelánea de la auténtica tragedia y la elegante comedia, encontró a finales del siglo XX un excepcional referente. San Mendes retrató en American Beauty (1999) una sociedad media americana monótona -constante que repetirá el director en Revolutionary Road (2008)- y devaluada, adormecida en los barrios de las afueras y mortecina en estética y ética. Fue un trago revitalizante para el cine estadounidense, que empieza y termina con la mejor voz en off de la historia del celuloide. En este video podemos ver ambas escenas: no repriman las lágrimas.

3 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

Uf buenísima, una de mis películas favoritas, se me han puesto los pelos de punta al recordarla...

key dijo...

Cada vez que veo a una vendedora de casas, me acuerdo de Anette Benning. Cada vez que... bueno lo mismo con chica desencantada, hombre desencantado, chico con cámara. No sé por que no me pongo ya con Revolutionary Road, todas las demás de Sam Mendes me han gustado muchísimo, por supuesto Camino a la perdición y Jarehead también me alegré de no dejarla pasar.

Hormiga roja dijo...

Si estas interesado en el seguimiento del documental "Vivir de Pie. Las guerras de Cipriano Mera", que se estrenará a mediados de noviembre de este año, visítanos:
www.vivirdepie-lasguerrasdeciprianomera.blogspot.com

Muchas gracias!