Saramago se pasa al cine

De José Saramago, premio Nobel de Literatura en 1998, sólo he leído dos obras. Por un lado, la magnífica, brillante y siempre recomendable Ensayo sobre la ceguera (1995) -que adaptó al cine Fernando Meirelles con el título de Blindness (2008)-. Del otro, El Evangelio según Jesucristo (1991), bastante aburrida y repetitiva; aunque algo experimental en lo que a recursos narrativos se refiere. Pero el portugués decidió en 2001 escribir un relato infantil al que llamó La flor más grande del mundo (2001). Poco después, fue adaptada al cine como cortometraje de animación. Simbólica, llena de magia y ternura; y con una música excelente -obra de Emilio Aragón-. El propio autor narra la historia. Disfrutad de ella:

1 comentario:

key dijo...

muy bonito. y la música también. puse el título en blogs para saber quien dirigió el corto y más info y me sale que le dedicaron entrada muchos blogs que leo habitualmente. eso también me ha encantado.