Al ritmo de los fantasmas

Uno de los mejores subgéneros que dió el cine de los 80 no tiene nombre como tal, pero plantó sus bases en la comedia y en la acción. Lejos, la mayoría de películas, de convertirse en productos de culto para críticos resabidos, me parece incríble que pueda seguir divirtiéndome y riéndome tanto con el ingenio de películas como Superdetective en Hollywood (1984) o Jungla de cristal (1988).

En este caso, nos acercamos a un film que dejó huella también a través de su banda sonora, convertida ya en un clásico. Sólo Los cazafantasmas (1984) han conseguido que desee abrir la puerta a un monstruo mocoso de color verde.

1 comentario:

Marcos Ortega dijo...

ay que saber disfrutar de las películas sin tener que ver todo el rato cine albado por la crítica.